Domingo 10 de Septiembre X MEMORIAL PEDRO LEZCANO: LEZCANO NARRADOR

Domingo 10 de Septiembre  X MEMORIAL PEDRO LEZCANO: LEZCANO NARRADOR

X MEMORIAL PEDRO LEZCANO: LA CANTADERA

X MEMORIAL PEDRO LEZCANO: LA CANTADERA
Domingo 10 de Septiembre. 20.30 Horas Proyecto escénico musical de Folk Canarias, inspirado en un cuento de Pedro Lezcano.Organiza Concejalía de Cultura Ayuntamiento Santa Brígida

domingo, 26 de septiembre de 2010

Lezcano y los Poetas de laTertulia del Huerto de Las Flores:Tomás Morales,Alonso Quesada Saulo Torón.

Bajo el rotulo "Lezcano y los Poetas de la Tertulia del Huerto de las Flores: Tomás Morales,Alonso Quesada y Saulo Torón" se celebrara el IV MEMORIAL PEDRO LEZCANO en el 2011.
1.-Pedro Lezcano. 2.-Tomás Morales y Alonso Quesada y 3.- Saulo Torón.


La Comisión MEMORIAL PEDRO LEZCANO ha decidido los escritores canarios a los que se dedicara el Memorial 2011.Tomás Morales, Alonso Quesada y el teldense Saulo Torón , los poetas de la Tertulia de Las Flores en Agaete. "La generación de los tres", precursores del modernismo y por los que Pedro Lezcano sentia admiración , considerandolos los padres de una obra poética nacida en las islas pero con vocación universal.
Santa Brígida, Moya, Agaete , Las Palmas y Telde seran los escenarios por donde transcurra el IV MEMORIAL PEDRO LEZCANO a partir de Marzo del 2011, intentando desde ahora implicar a la comunidad educativa de esos municipios y solicitando la colaboración de Instituciones y empresas para conseguir difundir el legado y la obra de nuestros escritores .

La Asociación Aran Canarias,Mojo de Caña, Teatro de Camara de Santa Brigída, la de poetas canarios LA ARCADIA ya se han reunido para comenzar a elaborar el programa de actos del IV MEMORIAL

LA TERTULIA DEL HUERTO DE LAS FLORES( AGAETE)


Sabido es que en las Islas Canarias las tertulias intelectuales han sido desde tiempo inmemorial un instrumento de capital importancia para el desarrollo de las letras. Por lo general, se ha denominado así a los encuentros y reunencias entre gentes de la cultura donde se hablaba de música, arte, literatura, historia y política, además de otros temas de la cotidianidad social.
Como escribiera Andrés Peláez, el carácter de cada tertulia y su tendencia más o menos liberal, obviamente, estaba determinado por su anfitrión. Así, vinculadas con frecuencia a acontecimientos históricos o artísticos, las tertulias intelectuales sirvieron muchas veces como pretexto de conspiración política, fragua de ideas,
estímulo de renovación estética e incluso como centros donde se formaron nuevos movimientos literarios.
La primera referencia de esta naturaleza que se tiene en Canarias la encontramos hacia 1580 en la llamada Tertulia del Huerto de San Francisco. Su anfitrión era el poeta Bartolomé Cairasco de Figueroa, quién reunía muy a menudo en el jardín de su casa (situada donde actualmente se encuentra la Plaza de Cairasco en Las Palmas Gran Canaria) a los más notables intelectuales de la isla así como también a muchos de los viajeros que venían de paso. Entre los asiduos a ella hay que citar a Fray Alonso de Espinosa, Antonio de Viana y Gonzalo Argote de Molina, aunque excepcionalmente también pasaron por la referida tertulia el dramaturgo Juan de la Cueva .
En la Villa de Agaete, entorno a la Familia de Armas, se celebraba hacia finales del s. XIX la llamada Tertulia del Huerto de las Flores. Por lo general, los temas de conversación en aquellas reuniones giraban en torno a la literatura y el arte. Dicha tertulia estaba constituida por personalidades muy diversas pertenecientes al mundo cultural e intelectual canario tales como Tomás Morales, los poetas Saulo Torón y Alonso Quesada, los hermanos Néstor y Claudio Martín Fernández de la Torre, el pintor Francisco de Armas, etc.

ALEJANDRO C. MORENO Y MARRERO.

Miembro de la Tertulia Agustín Espinosa.
EL MODERNISMO EN LA LITERATURA CANARIA:
Se ha aceptado convencionalmente el año 1908 como el momento de madurez del modernismo canario, fecha de la publicación de Poemas de la Gloria, del Amor y del Mar, de Tomás Morales (1885-1921). Morales renueva el lenguaje y lo acerca al ideario simbolista francés y al quehacer de los modernistas americanos. Revoluciona el tratamiento del verso y pule la temática. Su obra cumbre, Las Rosas de Hércules, y en especial el poema «Oda al Atlántico», eleva definitivamente a la categoría de símbolo el tema del mar. Así empieza la «Oda»:
El mar: el gran amigo de mis sueños, el fuerte

Titán de hombros cerúleos e imponderable encanto:
En esta hora, la hora más noble de mi suerte
Vuelve a henchir mis pulmones y a enardecer.
El otro genuino representante del modernismo insular es «Alonso Quesada» (1886-1925). Fue Quesada un oficinista de vida solitaria, con una visión moderna e irónica de la realidad. En 1915 publica El lino de los sueños, libro de poemas profundamente sentido. Su obra no se conocerá bien hasta mucho después de su muerte. Libros de poemas suyos son Los caminos dispersos y Poema truncado de Madrid, en el que ya se muestra precursor del vanguardismo. La desnudez de su obra, y el trágico sentido de la insularidad, se aprecian en el siguiente fragmento:
Montes de fuego, donde ayer sentía mi adolescencia el ansia de otros lares... Soledad, aislamiento, pesadumbre...
El corazón siempre en un punto misterioso

y el alma sobre el mar ¡blanca!... ¡El velero
que no pasa jamás del horizonte!...
Quesada se revela también como un prosista excepcional en su novela corta Las inquietudes del hall y en la colección de cuentos Smoking Room, textos en los que con fino humor retrata a la sociedad inglesa afincada en Las Palmas a principios de siglo.
Saulo Torón (1885-1974) es la otra gran figura del modernismo insular, buscador de un lenguaje personal, y cantor del mar y del amor sobre todo en El Caracol encantado.
Como señala Jorge Rodríguez Padrón, «el exponente más destacado de la prosa modernista insular lo encontraremos en el periodismo» [«Ochenta años de
literatura», en Canarias siglo XX, Las Palmas de Gran Canaria, Edirca, 1983]. Los publicaciones periódicas más destacadas de la época, por la difusión de las nuevas corriente intelectuales, serán la emblemática Castalia (1916), y Ecos (1915-1919), de cuya redacción llegó a ser director el propio Quesada.
LA AMISTAD DE LOS POETAS

El lazo que unía a Tomás Morales, Alonso Quesada y Saulo Torón era una unión singular, que de algún modo los alejaba de los demás artistas de la época porque ellos en sí formaban un grupo, posteriormente denominado “la generación de los tres”.
Desde jóvenes fueron amigos y esa amistad no hizo más que aumentar con los años al colaborar juntos en la redacción de “Ecos” y en las tertulias literarias de la época. Los tres satirizaron el medio social y cultural de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en coplas humorísticas publicadas en la prensa local.
Las diversas características personales que cada uno presentaba se complementaban: el carácter retraído de Alonso se contrarrestaba con la extroversión de Tomás y a todo ello Saulo añadía un toque de sencillez y humildad. Como comentó Claudio de la Torre en cierta ocasión: “vivieron estrechamente unidos pero soñaron increíblemente separados”. (SÁNCHEZ ROBAYNA, 1999: 105)
Tanto Saulo como Alonso combinaban su vocación literaria con su humilde empleo en una casa inglesa instalada en el puerto. Según palabras de González Díaz, la desarmonía entre la vocación y fortuna está presente en los tres poetas: “el destino ha hecho de Tomás Morales un galeno nostálgico, ha condenado a Rafael Romero en la oficina de una casa bancaria y ha confinado a Saulo en una caseta del muelle. Pequeños Prometeos tienen sus pequeños buitres...” (ARTILES, J y QUINTANA, I, 1978: 203-4)
Cada uno de ellos sentía por el trabajo de los otros una profunda estima y una sincera admiración. Por eso, en cada uno de sus libros no escasean los elogios mutuos.
La de ellos era una amistad noble, que ignoraba las inherentes diferencias individuales y que representaba un envidiable modelo a seguir en tiempos de hostilidad continua y conflictos sin sentido.

Pedro Lezcano, Tomas Morales,Alonso Quesada y Saulo Torón.
Pedro Lezcano Montalvo fue un entusiasta admirador de los vates isleños Saulo
Torón, Tomás Morales y Alonso Quesada -a los que considera padres espirituales de una obra poética nacida en las Islas pero con vocación universal-, alterna desde sus primeros poemarios publicados la poesía popular con la de contenido social y humanístico, sin despreciar la lírica más existencialista y amorosa. El propio Dámaso Alonso sería uno de sus críticos literarios más entusiastas cada vez que un poemario suyo salía a la calle.



Tomás Morales Castellano
(10 de octubre de 1884, Moya (Las Palmas) - † 15 de agosto de 1921, Las Palmas de Gran Canaria) fue un poeta español, máximo representante del modernismo lírico insular e iniciador de la poesía canaria moderna, es considerado uno de los principales poetas del modernismo español. Autor del libro Las rosas de Hércules, destaca entre su obra de poemas la Oda al Atlántico.

Saulo Torón Navarro (Telde, 28 de junio de 1885 - Las Palmas de Gran Canaria, 23 de enero de 1974), poeta grancanario, que junto a Tomás Morales y Alonso Quesada, fue una de las máximas figuras del modernismo poético canario. Su poesía intimista se caracteriza por el tono sencillo y la escasez de artificios.
Obras Todo su legado, biblioteca personal, manuscritos y fotografías se encuentra en la Biblioteca de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. La producción lírica de Saulo Torón está contenida en los siguientes libros: Las Monedas de Cobre (1919) • El Caracol encantado (1926) • Canciones de la orilla (1932) • Frente al muro: resurrección y otros poemas (1963)


Rafael Romero Quesada, conocido como Alonso Quesada (Las Palmas de Gran Canaria, 5 de diciembre de 1885 - † Santa Brígida, 4 de noviembre de 1925), poeta, narrador y autor dramático, Alonso Quesada cultivó todos los géneros literarios en los que dejó constancia de su amargura existencial y de su profunda ironía.
Es una de las máximas figuras del modernismo poético canario junto a sus amigos Saulo Torón y Tomás Morales. Dejó inédita la mayor parte de su obra, posteriormente publicadas por el Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria.

VOZ ÚLTIMA.
Dice una voz a lo lejos:
Corazón, llora tus cuitas;

no cantes, que ya no es tiempo.

Tu vida se está acabando

como un inútil recuerdo.

No cantes… Y escucha sólo
lo que te diga el Silencio.
Saulo Torón. Las Palmas, 1969


Puerto de Gran Canaria
Tomás Morales (1885-1921):


Puerto de Gran Canaria sobre el sonoro Atlántico,
con sus faroles rojos en la noche calina
y el disco de la luna bajo el azul romántico
rielando en la movible serenidad marina

Silencio en los muelles en la paz bochornosa,
lento compás de remos, en el confín perdido
y el leve chapoteo del agua verdinosa
lamiendo los sillares del malecón dormido
Fingen en la penumbra fosfóricos trenzados
las mortecinas luces de los barcos anclados

mirando entre las ondas muertes de la bahía.

Y de pronto, rasgando la calma, sosegado,

un cantar marinero, monótono y cansado,
vierte en la noche el dejo de su melancolía.

En la roca de las Nieves

¡El puerto de Las Nieves, solitario y lejano,
junto a unas rocas negras!...
Hace ya muchas horas que, en una extraordinaria narración, nuestros ojos
vieron delineadas estas montañas brujas....
Allá por nuestros años primeros de colegio,
¿no recordáis los imanados montes a donde una galera arribó misteriosa
porque una mano extraña le desvió la ruta?
Este mar se ha dormido hace cien años...
¡Mira
que dentro de las rocas hay un encanto hecho!....
Un anillo... una flecha... ¡una palabra acaso!
hará surgir la ansiada princesa de Darío...
"
¡que estaba triste de esperar!"

Estas cosas vulgares de todos los amigos

poetas, nuestra alma iba labrando triste.

Era al atardecer... ¡Con una nueva amada
marchaba el corazón entre los cuentos!

Alonso Quesada

No hay comentarios: